home-.jpg
"No necesitas más espacio, necesitas menos cosas"®




Mucha gente cuando me acaba de conocer y me pregunta a qué me dedico, normalmente suele decir: -“¿Entonces tu casa y tu vida están totalmente organizadas y tienes todo perfecto?” Jaja, no se imaginan lo alejados que están de la realidad con esa pregunta. Yo, como cualquier ser humano, tengo habilidades y tengo defectos; mi casa, como la de cualquiera, tiene zonas lindas y zonas con potencial a mejorar; y mi vida, como la de cualquiera, tiene momentos “zen” de felicidad, armonía y organización…y tiene momentos en los que todo se me junta, se me olvida que existe la palabra “zen”, la armonía se esconde y la palabra organización pasa a segundo término. Por lo que les comento a esas personas, con paciencia y amor: -“No, ni yo ni mi casa ni mi clóset somos perfectos, yo también tengo que lidiar cada día con las mismas cosas que tú, simplemente sigo un proceso que aprendí al capacitarme como Organizadora Profesional y trato de aplicarlo en todo lo que hago, para no volverme loca y terminar peor que mis clientes. Y eso es lo que hago con ellos, les comparto mis procesos y estrategias para abordar poco a poco, zona por zona, paso a paso, cada aspecto de su hogar, oficina o vida.”

-La Desidia es el mal hábito de dejar las cosas para pasado mañana cuando debiste haberlas hecho el día antes de ayer. -NAPOLEON HILL

Hoy les quiero hablar de lo que es el “Multitasking”, es decir: “Hacer mil cosas al mismo tiempo”.

Vivimos en una época en la que hacemos tantas cosas al mismo tiempo, que ya no disfrutamos de nada en particular. En el trabajo necesitan todo para ayer. La alimentación en horas laborales se ha convertido en un proceso de “llenar la panza y no desmayar” (en lugar de nutrirte y disfrutar de la comida). Una mañana camino a la oficina es como un reto de Survival porque estás en el celular contestando mensajes de WhatsApp, mientras revisas Facebook y lo último que pasó ayer  en la fiesta…se vale porque el tráfico está fatal….mientras te empacas la torta de tamal en el coche, en lo que revisas los mails que se juntaron de tu jefe mandados a las 3am (en serio, ¿no duerme?) y escuchas el noticiario para ver si pasan el reporte vial y saber si el viaducto ¡se va a abrir en algún punto! hasta que por fin llegas a la oficina y te das cuenta que no son ni las 10 de la mañana y ya se la mentaste a 3 personas, tienes gastritis de coraje, no sabes en dónde metiste el celular dentro de las 4 bolsas que estás cargando  y caminas rápido pero no corres para que no se te caiga el café porque tienes junta en 5 minutos, y vas pensando todo el pasillo a tu oficina en lo que vas a exponer en tu presentación a tu jefe….ahhhhhhhh!!!! Por si todavía no te quedaba claro, este es un sencillo (pero estresante) ejemplo de “multitasking”. Y no me imagino cómo se siente mi “personaje” de vivirlo, si yo nada más de escribirlo ya estoy agotada.

Y qué decir de las madres/amas de casa/madres trabajadoras.

mother

Ellas si se llevan al premio al “multitasking”, porque no sólo tienen que vivir lo que vive cada mañana nuestra amiga de arriba, sino que a eso tiene que aumentarle levantarse 2 horas antes que todos en la casa: para arreglarse, preparar los uniformes, hacer el desayuno, preparar los “lunchs” de los hijos, contestarle a la comadre por WhatsApp, confirmar que sí va a llegar a la junta, dar instrucciones para la hora de la comida, subir a todos al coche, encontrar las llaves del coche entre todos los papeles que tiene en la mesa de la cocina, y empezar la travesía de la ciudad para llegar al colegio, revisar las tareas y firmarlas en el tráfico, escuchar la historia de María y cómo la cortaron por carta en el recreo, organizar las clases extracurriculares de la tarde con Juanito, esperar que no se le olvide que le tiene que comprar el material a Jorge para el trabajo en equipo de la tarde, y cuando por fin llega a la oficina, darse cuenta que el USB con la presentación se quedó en la mesa de la cocina junto al desayuno de los niños, que ni se comieron porque “no tenían hambre”…….ahhhhhhh!!!!!

images-1

-Enfocarse significa hacer algo y sólo pensar en eso mientras lo estás haciendo. -ELIZABETH HAGEN

No se los tengo que explicar, tanto ustedes como yo lo vivimos todos los días. Y se preguntan porqué la gente de la ciudad está de malas y estresada todo el día. ¡Ja! El problema es el exceso de “multitasking”. Yo sé que es imposible llegar al punto de hacer una cosa a la vez todo el tiempo, pero tampoco abusemos. Es importante darnos un momento de reflexión en la noche, y ponernos a ver cuáles son las cosas que podemos evitar y cuáles las que podemos prevenir para no llegar al punto de “olla express a punto de explotar”. -“¿Pero por dónde empiezo? Mi vida es un caos y ni siquiera sé por dónde empezar.”

Ok, buen punto. Yo no soy psicóloga experta en el tema, pero tanto los casos de mis clientas como mis propias experiencias me han hecho reflexionar al respecto y hay ciertos tips que han sido de ayuda:

Es una realidad que la mayoría de la gente vive con su celular como una extremidad más del cuerpo, y está padre que la tecnología haya avanzado tanto como para tener cámara, teléfono, oficina, vida social y conversaciones con el exterior, TODO en un mismo aparato. Pero recuerda que las personas que están en ese momento contigo son las que tienen prioridad a tu atención y es molestísimo estar con una persona que “no está presente”. Hay grupos de amigos que están aplicando dinámicas como la que comparto abajo para que regrese la socialización presencial entre las personas, y aunque no lo creas, hace la diferencia.

celular

Cuando estés con tus hijos y te estén contando sus historias, dales el valor que merecen y ponles atención. Aunque sean unos minutos de calidad, pero que no les dejes el recuerdo de vivir una infancia con una mamá pegada al celular dándole el avión todo el tiempo.

Haz una lista de todas las actividades que tienes que hacer en la casa cada mañana. Ahora separa la lista en dos, y pon en un lado las cosas que puedes adelantar la noche anterior y las que a fuerza tienes que hacer en la mañana. Ahora, aunque te cueste 15 minutos menos de sueño o menos tiempo de checar Facebook esa noche, ponte la disciplina de hacer esto todas las noches…así no tendrás la mañana saturada de cosas y no andarás en la loca porque ya tendrías los lunchs preparados, las llaves del coche listas juntos a los reportes de tarea de los niños, junto a las mochilas listas con todo revisado adentro, tu USB de la presentación, la ropa que te vas a poner, los uniformes afuera y los ingredientes listos para preparar el desayuno. Verás cómo la armonía esa mañana será diferente, y hasta tendrás el tiempo de escuchar realmente a tus hijos, porque no estarás con el celular en la mano, y tendrás la fuerza de voluntad de no revisarlo hasta llegar a la oficina.

Si tu trabajas y no eres mamá o ama de casa, te recomiendo que también hagas la lista de cosas que puedes adelantar una noche antes. Dale el valor a tu cuerpo y no le metas una torta de tamal con una Coca para desayunar, mejor párate media hora antes (durmiéndote media hora antes de lo acostumbrado) y hazte unos huevitos o una frutita con yoghurt; y llévate un lunch al trabajo para no caer en la tentación de “¡los tacos de canasta de la esquina!”. Tu también puedes preparar tu ropa desde antes, y todo lo que necesites para salir a tiempo. Y lo del celular también aplica contigo. Hay estadísticas de lo peligroso que es ir chateando y manejando al mismo tiempo. Hay unos audiolibros maravillosos que puedes poner en tu coche (o unos libros geniales si vas en transporte público) que pueden hacer que te sumerjas en un mundo alterno y te olvides de mentársela al que se te metió, o del caos que hay a tu alrededor. Cuando llegues al trabajo, estarás de buenas porque comiste rico, no te tiraste el café encima, no hiciste corajes en el coche, estás guapísima y preparada para tu presentación, y cuando te vayas a comer tu rico lunch, te puedes dar el gusto de por fin checar Facebook y ver todas las notificaciones que se te juntaron, y hasta comentar en ellas. Pero todo en su momento, disfrutando realmente el aquí y el ahora.

De la misma forma pasa cuando queremos organizar una casa que está hecha un caos. Si volteas a ver la casa entera y en lo que se ha convertido, te vas a abrumar completamente y no vas a saber ni por donde empezar. Mejor, olvida esa mentalidad “multitasking” en la que quieres abordar la problemática de 10 años y arreglarlo en 1 día, y respira. Ahora haz un recorrido de tu casa y observa las zonas más afectadas y escribe una lista de todas ellas. Ahora, hazla de nuevo pero en orden descendente: primero las que “si no tomas cartas en el asunto ¡YA! puede ser muy tarde”. Y ve bajando hasta llegar a las que “si se quedan así unos días más no pasa nada”. Ahora, siente cómo tu cerebro ya está más tranquilo: Ya no TIENES una casa que arreglar urgentemente porque tu vida es un CAOS. Ahora tienes proyectos o cuartos específicos UNO A LA VEZ para abordar relajadamente. Y si tienes la oportunidad de poner “fecha límite” para cada uno, vas a estar más tranquila porque no tienes que hacerlo todo al mismo tiempo, tu cerebro ya sabe QUÉ y PARA CUÁNDO, y eso le quita mucho estrés y peso de encima. Ahora que, si definitivamente no sabes por dónde empezar, ya sabes que no estás sola y que organizARTE te puede echar la mano.

-Enfocarse es una cuestión de decidir qué cosas NO vas a hacer. -JOHN CARMACK

Cuando tengas que trabajar en un proyecto, pon el “timer” de tu celular o el de la cocina, prográmalo por 30 min. y enfócate al 100% en tu proyecto. No puedes contestar mails, mensajes o llamadas, ni empezar a hacer algo más. Muy probablemente, si te enfocaste sólo en ese proyecto, lo vas a terminar antes de que suene la alarma. Es impresionante todo lo que se puede lograr cuando te enfocas y realizas una cosa a la vez.

-Hacer dos cosas a la vez, es hacer ninguna. -PUBLILIUS SYRUS, ESCLAVO ROMANO, AÑO I a.C

Una de mis mentoras que más admiro, Elizabeth Hagen, en su libro “Confidence: Now is your Time” habla precisamente del “multitasking” y nos dice:

“¿Sabías que el cerebro sólo puede trabajar en una cosa a la vez?  Cuando hacemos “muchas cosas a la vez” en diferentes proyectos, el cerebro tiene que empezar y parar, empezar y parar. Esto quiere decir que mientras tú crees que estás logrando hacer más cosas más rápido, no es verdad. Si te concentraras y trabajaras en una cosa a la vez, llevarías a cabo mucho más cosas, y a una mayor velocidad en calidad de resultados.”

Ella propone hacer las siguientes cosas y yo me despido con esta lista deseando que intenten aplicarla, poco a poco, y así tengan una vida relajada, armoniosa y disfrutable.

-Te reto a llevar un sólo día sin “multitasking”

-Lleva a cabo una actividad a la vez, y no la dejes hasta completarla al 100%

-Cuando abras un e-mail, decide qué hacer con él (archivar, contestar, borrarlo) antes de pasar al siguiente

-Si estás en una llamada y entra otra, no pongas la primera en espera…deja que suena, termina la llamada y después hazte cargo de la segunda

-Cuando estés con una persona frente a frente, no chatées ni contestes mensajes “rapidíto”, dale el valor de tu presencia a la otra persona. Si es una emergencia, te van a llamar

-Revisa los papeles que tienes amontonados en tu casa u oficina sobre la mesa o escritorio, uno por uno. ATENCIÓN: Resiste la tentación de empezar a hacer montoncitos de “después”. En ese momento toma la decisión: lo tiro, lo leo, lo archivo o tomo acción

-Ve un programa de TV completo, sin cambiar a otros canales (incluyendo los comerciales)

-Si estas en un partido de fut o en el festival de tu hija, no mandes mails o whatsappées. Crecen muy rápido y hay momentos que no vas a recuperar jamás.

El cerebro es muy parecido a una computadora. Puedes tener muchas ventanas abiertas en tu escritorio, pero eres capaz de trabajar/pensar en una sola a la vez. -WILLIAM STIXRUD, PhD, NEUROPSYCHOLOGIST

rp_firma_2014_organizARTE.png

Comentarios

Comentarios